Busque aquí lo que necesite !!!!

2 de agosto de 2010

Desiderata un camino de luz

Reacciones: 
Dentro de todo lo que ha llegado a mis manos, este sencillo pasaje ha sido el que ha tenido mayor influencia en mi vida, si por alguna razón desconocida para nosotros somos arrojados a este mundo, a este planeta, siempre nos envían con alguna clase o tipo de mapa para guiarnos, pero he allí la trampa: nos los enconden entonces es nuestro trabajo encontrarlo (personas, lugares, sueños, libros, contactos, que sé yo). Mantengámonos alerta y sobre todo confiémos en nuestro corazón porque él te dirá cual es el camino a seguir. Ni las estrellas, ni las cartas, ni la interpretación de los demás podrán saber jamás cual es tu destino pues el mismo se te fue susurrado con la primera respiración que diste al nacer. Yo tuve la suerte, [ ;-) ] inserto un guiño, de encontrar temprano en mi vida Desiderata, tu camino está escrito y es tu responsabilidad seguirlo y de nadie más.



Desiderata (del latín: "cosas deseadas", plural de desideratum) es un poema en prosa del escritor estadounidense Max Ehrmann.
Aquí se exhorta al lector a "estar en paz con Dios, de cualquier modo que lo concibas", y "mantener la paz contigo mismo". "Con todas sus farsas, trabajos y sueños fallidos", escribió Ehrmann, "el mundo sigue siendo hermoso."

El texto, muy conocido en la vida del autor, llamó la atención de la primera presentación pública de su uso en un himno de la iglesia que por error fue fechado en el siglo 17 cuando en realidad fue encontrado en la mesilla de noche de Adlai Stevenson en su muerte en 1965.

El poema fue escrito en 1927, aproximadamente en 1959, el reverendo Frederick Kates, párroco de la Iglesia de San Pablo en Baltimore, Maryland, usó el poema en una colección de devocionarios que él compiló para su congregación. En la parte superior de la hoja informativa puso la siguiente anotación: "Iglesia de San Pablo, Baltimore en el año de 1692." En la década de 1960, el poema se distribuyó ampliamente con la afirmación de que había sido hallado en Baltimore, Maryland en la Iglesia de San Pablo y que había sido escrito por un autor anónimo en en año de 1692, año de la fundación de la Iglesia de San Pablo.

Cuando Adlai Stevenson murió en 1965, un invitado en su casa encontró una copia de "Desiderata" cerca de su cama y descubrió que Stevenson había planeado usarlo en sus tarjetas de Navidad.

La publicidad que siguió prestó amplia fama al poema, y
el poema de la conexión con la Iglesia de San Pablo de Baltimore.

D E S I D E R A T A

Camina placidamente entre el ruido y la prisa,
y recuerda la paz que puede haber en el Silencio.

Tanto como sea posible, y sin rendirte,
cultiva la armonía con todos los seres.
Habla de tu verdad tranquilo y claramente;
y escucha a los demás,
aun al torpe y al ignorante
pues ellos también tienen su historia.
Evita a las personas agresivas y escandalosas
pues son un fastidios para el espíritu.

No te compares con los demás, si lo haces
te convertirás en un ser vanidoso y amargado,
porque siempre existirá alguien mejor que tu
y alguien peor que tu.
Disfruta de tus éxitos así como de tus planes.
Mantente interesado en tu carrera, por humilde que esta sea
tu carrera es una preciado biene el fortuito cambiar de los tiempos.

Se cauteloso en los negocios
porque el mundo está lleno de trampas,
pero no dejes que esto te ciegue a la virtud que existe,
porque hay personas que luchan honestamente por altos ideales
y en todas partes la vida esta llena de heroísmo.
Sé tu mismo. Especialmente no finjas afecto.
Tampoco seas cínico sobre el amor,
porque entre los rostros de la aridez y el desencanto
el amor es perenne como la hierba.

Toma agradablemente el consejo de los años,
renunciando sin amarguras a las cosas de la juventud.
Cultiva una el espíritu
para protegerte de las desgracias repentinas
pero no te angusties con pensamientos negativos
porque muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.

Además de practicar una disciplina saludable,
también se benévolo contigo mismo.
Tú eres un hijo del Universo
como lo son los árboles y las estrellas;
tienes el derecho de estar aquí.
Y aunque a tu entendimiento este claro o no
nunca dudes que el Universo marcha como debe.

Por lo tanto mantente en paz con Dios,
cualquiera que sea la forma en que lo concibas.
Y cualquiera que sean tus obras y aspiraciones
en la ruidosa confusión de la vida
guarda paz en tu alma.
Con toda su maldad, dificultad y sueños rotos
el mundo es aun hermoso.
Sé alegre. Esfuerzate por ser feliz.

Max Ehrmann

No hay comentarios.: